Al día De interés Inicio Salud

Cuidado con la perdida de sangre

Por: Martha Díaz, CPB

El sangrado menstrual abundante es motivo frecuente de consulta, tanto así, que los ginecólogos están muy preocupados. En Colombia, encuestas y mediciones  muestran una prevalencia entre el 25 y el 35 por ciento de esta molestia en la población femenina en edad reproductiva y menos de la mitad de las afectadas buscan ayuda.

Por su parte, 6 de cada 10 que asisten a la consulta por esta causa, tienen algún tipo de anemia y según Ricardo Martín, Ginecólogo de la Fundación Santa Fe, menos de la mitad son tratadas de manera adecuada.

                                               Ricardo Martín, Médico Ginecólogo, Fundación Santa Fe.

Para el Doctor Martín, el sangrado abundante es la producción de menstruación que interfiere la actividad física, emocional o social, o cuando sencillamente empeora la calidad de vida de la mujer. Esto puede ocurrir independientemente de que se acompañe de otros síntomas.

Pérdida de Hierro, un problema

Un sangrado se considera muy abundante, cuando una mujer sangra más de 80 ml., en un ciclo menstrual que dura más de siete días. Esto le trae como consecuencia una deficiencia importante de hierro y muchas veces, una anemia incontrolable, cuando se presenta la disminución anormal del número o tamaño de los glóbulos rojos. 

Por otra parte, si se considera el tiempo, dificultad, poca adherencia y costo en cada paciente, esta forma de cuantificación es definitivamente poco práctica para su uso diario y deja de lado el impacto en la calidad de vida de la mujer y otros síntomas que pueda presentar y  que se asocian al sangrado abundante.

En muchas ocasiones, este sangrado se suma a diferentes señales y cualquier intervención que se plantee desde el punto de vista médico, deberá tener, como desenlace principal, mejorar la calidad de vida de la mujer.

Existen variaciones en la cantidad de sangrado menstrual, en la misma paciente en el curso de su vida reproductiva. Se sabe que con la edad, las pacientes aumentan su sangrado, y específicamente entre los 40 y 50 años, un 55% de ellas van a sangrar más de los 80 ml. Es por ello que la definición del sangrado, incluye el impacto en calidad de vida y se hace más real e importante especialmente en esta etapa de la mujer, señala el Dr. Martin.

En general, el sangrado abundante, no se asocia a mortalidad significativa y por ello muchas mujeres y médicos, no le dan tanta importancia. De hecho ellas, consultan a sus amigas o familiares acerca de la cantidad menstrual “normal” para tener una referencia, conducta ésta bastante poco precisa y eso hace que muchas veces, no se consulte al médico.

El diagnóstico

El  estudio del sangrado abundante, dependerá de una buena historia clínica y de un completo examen físico. En la historia se tratará de determinar el patrón del sangrado, la frecuencia, la relación con el ciclo menstrual y los síntomas asociados (dolor de ovulación, sangrado pos-coito asociado, dolor pélvico con o sin la menstruación, sensación de masa o peso en la pelvis, cambios en la frecuencia urinaria, dolor con las relaciones sexuales, historia familiar o personal de problemas de coagulación etc.).

Con los elementos necesarios y después de una buena exploración por parte del médico, éste determinará la secuencia diagnóstica o terapéutica que se deba tomar. Existen diferentes guías de práctica clínica que lo van a ayudar en ese proceso y en general, se comienza el estudio descartando problemas asociados y si realmente en la paciente se presenta, una deficiencia de hierro.

Desde el punto de vista de imágenes, el tomar una ecografía transvaginal se ha convertido en una herramienta excelente en el proceso diagnóstico del sangrado abundante. Con este examen se diagnostica y descartan problemas muy frecuentes que llevan al síntoma, como lo son: miomatosis uterina, pólipos endometriales, alteraciones pre-malignas o malignas del endometrio, trastornos ováricos y otros.

Ocasionalmente el médico indica la necesidad de tomar una biopsia del endometrio (capa de células que recubre el útero internamente) para lo cual es ideal hacerla al tiempo con una histeroscopia (endoscopia interna del útero que se realiza por vía vaginal) .

Si el diagnóstico es el de miomatosis uterina (tumores benignos del útero) que es la causa más frecuente de sangrado abundante, la resonancia magnética nuclear con contraste, es la técnica de diagnóstico más precisa, pero que también está indicada cuando se va a dar tratamiento médico con terapias de última generación a largo plazo para su seguimiento.

Tratamientos disponibles

Dependiendo de las conclusiones causales a las que lleve el estudio del médico, existen varias opciones terapéuticas y con indicaciones diferentes. Los tratamientos con medicamentos pueden ir desde anti-inflamatorios no esteroideos, anticonceptivos orales combinados, ácido tranexámico, progestágenos, dispositivos cargados con una progestina, y específicamente para el diagnóstico de miomatosis ( aparición de miomas en el útero de la mujer), el uso de la última generación de medicamentos como lo son los Moduladores Selectivos del Receptor de Progesterona, que hoy en día son la terapia oral más costo-efectiva y se ha demostrado que evita muchísimas intervenciones quirúrgicas, con ahorros muy importantes. De hecho, en pacientes que tienen uno o más miomas con sangrado abundante, esta terapia se ha convertido en la primera elección para recuperarlas de esta afección.

Si la decisión es quirúrgica, hoy en día sería raro tener que hacerla sin cirugía mínimamente invasiva, ya sea quitando los miomas con una histeroscopia (miomas submucosos) o con laparoscopia (acceso de la cavidad abdominal por incisiones pequeñas), para retirar los miomas (miomectomía) o para retirar el útero (histerectomía).

En todo el proceso de estudio y posterior tratamiento, la paciente debe ser informada de los pros y contras, así como de lo que debe esperar con cada uno de los procedimientos. Se deben tocar en especial los posibles efectos secundarios, a corto, mediano y largo plazo, así como las implicaciones en fertilidad.

Por eso, si la mujer sufre de sangrado menstrual abundante, debe consultar al médico para que sea él quien la oriente, con el fin de que tenga el mejor resultado posible y de esta manera su calidad de vida se verá restaurada y mejorada de manera importante.

Lo importante es realizar una correcta exploración básica y estudio de laboratorio junto a técnicas de imagen  si se precisa, para detectar es si el sangrado procede de cavidad uterina o del cérvix. Por eso es importante realizar además de una historia clínica completa, una exploración ginecológica adecuada.

 

Fuente

Dr. Ricardo Martín O.  MD MSc FACOG                                                     

Jefe Departamento de Ginecología, Obstetricia y Reproducción Humana,  Hospital Universitario Fundación Santa Fe de Bogotá.

 

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *